lunes, 4 de junio de 2012

TÉ e INFUSIONES y el arcón de los recuerdos



Por lo menos la mitad de la población del mundo consume té (que contiene cafeínay pequeñas cantidades de teofilina y teobromina), preparado con hojas de Thea sinensia, un arbusto originario del sur de China y que ahora se cultiva en otros países .
La teofilina, la cafeína y la teobromina tiene en común varias acciones farmacológicas de interés terapéutico,. Estimulan el sistema nervioso central (SNC), actúan sobre el riñón para producir diuresis, estimulan el músculo cardíaco y relajan el músculo liso, especialmente el bronquial.
Una taza de té contiene unos 50mg de cafeína y 1mg de teofilina.
La cafeína, la teofilina y la teobromina son xantinas metiladas.
-Estimulantes del sistema nervioso central, Las xantinas, Theodore W. Rall, Goodman y Gilman, Las bases farmacológicas de la terapéutica-


Que podemos decir como nuevo sobre el “té”, podes leer algo más en alguna publicación anterior:

A veces se llama té a toda infusión de hierbas con agua caliente, pero el té es solamente el que se realiza a partir de la Camelia Sinensis: Hay básicamente tres clases de té: el verde, que se prepara con la hoja en estado natural; el negro, donde la hoja es sometida a un proceso que le provoca el cambio de color; y el oolong, mezcla de los anteriores. 
 

De niño recuerdo que era mágica la hora del té, todo un despliegue de vajilla y comidas especialmente presentadas para ese momento, después vinieron los “té en saquitos” y ya dejó de ser lo mismo... Pero hace unos años ha vuelto a retornarse a las antiguas costumbres y no solo para el “five o´clock tea” sino para degustar distintas mezclas de hojas de té con especias, cascarillas, flores, etc. Pero no debemos confundir el “té” con una infusión como la de “boldo”, “manzanilla”, aunque el té también sea una infusión como el café o el mate.


Metiéndome en el arcón de los recuerdos jamás he podido olvidar cuando invité a unas agregadas culturales de la embajada de Venezuela a un té en casa, tuve todo listo para las cinco de la tarde, con toda la vajilla integra y muchos platillos dulces y salados para acompañar ese encuentro, jajajaja, llegan las damas y al ver lo que les esperaba una me dice: “oye chico, tira esa agua sucia y echate unos tragos”, jajaja.
Pero no todo siempre fue así, con una amiga, Margarita Bibolini, nos encantaba ir de compras a la tarde: tartas dulces y saladas, frutas, sandwiches, fiambres -embutidos-, confituras frescas y secas, panecillos, mantequilla, dulces y todo lo que se nos cruzaba y podía gustarnos para sentarnos a eso de las 19 horas a tomar un “té cena”, monumental, precioso momento de placer...

Con mi amiga Echi Dacak-Behrens nos solíamos juntar en las tardes de Asunción a tomar el té, esos té fantásticos que ella iba recolectando en sus viajes por Europa y el mundo, algunos perfumados, otros con colores intensos, maravilloso todo y con toda la magia que le podía imprimir ella en su casona del barrio Seminario.


También recuerdo las tarde de té en el Alvear Palace Hotel, o esa tarde en que fuimos con unos amigos de visita al Palacio Saint Sussy en Victoria -zona norte del Gran Buenos Aires-, construido entre 1914 y 1918 e inaugurado con una gran fiesta a la que acudió toda la sociedad porteña de entonces.
Edificado sobre planos del eximio arquitecto francés Renè Sargent para la familia Alvear.
Palacio inspirado en los cánones de la arquitectura renacentista del Versalles.

Comprado hace mas de cuarenta años por la familia Durini, las obras de restauración fueron dirigidas por la arquitecta especialista en restauración de monumentos M. Josefina Barra de Durini.
Su arquitectura corresponde al estilo neoclásico francés. Sus jardines se extienden a 2 hectáreas dándole un marco imponente a la arquitectura del palacio.

Fuimos recibidos por Doña Pepita (Josefina Barra de Durini) que nos invitó a tomar el té, al rato llego una de sus hijas María Sol Durini de Nouguéz. Recorrimos todos los salones y como eramos conocidos de la familia fuimos al primer piso, a un salón privado de la familia, a donde si bien hubo todo tipo de alimentos el té fue servido simplemente en un termo (conservador de agua caliente) con saquitos de té dentro... y como ves, hasta en los palacios se toma en té en saquitos y sin tanto protocolo.

Hasta otros encuentros:
Norberto E. Petryk, chef

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, me interesa.