jueves, 9 de agosto de 2012

Una panadería italiana en la ciudad de Buenos Aires

(esta nota y entrevista fue realizada en el año 2005)
La descubrí hace unos años de casualidad, iba con un amigo en busca de algo dulce para la hora del té, fue sorprenderme al pasar por su puerta y ver que se trataba de un antiguo local, y sí, data de 1920. Por supuesto que entre y terminé llevándome un poco de todo, ja, ja, ja. Se trata de la panadería “La Pompeya” en Av. Independencia N° 1912, casi esquina Combate de los posos.
Te cuento como fue, la descubrí en una tarde de otoño en que uno tiene ganas de agregar al clásico té o mate de las tardes algo dulce y delicioso. Su fachada no es como las nuevas panaderías o confiterías, no, ja, ja, ja, más de uno puede pasar de largo sin darle importancia pensando en que solo se trata de un viejo local y con productos para nada ricos... Pues que grave error!, pasar de largo y no entrar sería un pecado. 
 

La nota tal cual la publiqué
Estuve hace unas mañana atrás a fines de septiembre (eso fue en el año 2005) y me encontré con uno de sus dueños: Eduardo Frate, me ha contado que la panadería data de 1920 y que toda la elaboración de los productos se basa en antiguas recetas que han traído sus antepasados de la Italia. Claro que también me ha aclarado que es una panadería con recetas del sur de Italia: Napoli, Calabria y Sicilia.



Allí encuentras esos panecillos secos en forma de rosca llamados “Fresas” que para comer se frotan con ajo y se hidratan con un poco de agua y aceite de oliva, también se les puede poner tomate y a diferencia de las clásicas “Bruschetas” se comen fríos.

Para las “bruschetas” también encontramos el típico pan italiano, muy parecido al pan de campo nuestro; hay además toda variedad de panes; pero veamos que otros productos podemos encontrar:

  • taralli salados;
  • taralli dulces;
  • taralli de salvado;
  • taralli picante (son como rosquillas, no tan duras como las que se comen en Italia);
  • bizcottinos napolitanos: simples, de chocolate, con almendras, con mani y con frutas;
  • zeppole (no hay siempre) que son como unos buñuelos (en Italia se los hace con pescado, allí con pasas de uva);
  • pasteiera napolitana;
  • tirami-su (que también tiene su historia por el sur de Italia, receta inventada por las mujeres que aguardaban por muchos días a sus hombres que salían en barcos a pescar y que al regreso encontraban cansados, fue así que crearon ese delicioso postre para aumentar los deseos sexuales de sus amantes y maridos);
  • susamiello;
  • pignolata;
  • cannoli sicilianos (se venden sin relleno) se rellenan de ricotta fresca, fruta abrillantada y choolate rallado;
  • buggia;
  • sfogliatella;
  • pasticciotti (una deliciosa tarteleta rellena de crema pastelera al chocolate);
  • torta capprese (unas masas realizadas con cacao, chocolate y almendras en cuadraditos);

  • y no siempre: pizza dulce (una especie de pan brise con crema pastelera y chocolate).


    Te recomiendo pasar por allí y probarlo todo, es muy recomendable e imperdible, y no dejes de llevar uno o dos panes italianos para cortarlos en láminas, tostarlas, frotarlas con ajo y luego por encima aceite extra virgen de oliva (unas deliciosas bruschetas) a las que se le pueden poner encima lo que gustes: tomate, queso, embutidos, hojas verdes de rúcula, jamón crudo, etc. (se comen calientes). 

     


    Panadería “La Pompeya”; Av. Independencia N° 1912 – Capital Federal – Argentina. (entre Combate de los posos y Sarandì).

Norberto E. Petryk, chef , escritor e investigador

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, me interesa.