sábado, 6 de julio de 2013

Ollas y Sartenes

Los elementos que se utilizan en cocina generalmente responden a las necesidades surgidas de la misma, eso no indica que sean los únicos o que sin ellos no se pueda cocinar, el hombre fue descubriendo formas distintas de preparar su comida diaria y a medida que fue evolucionando incorporó técnicas y elementos que otorgaban caracteres a cada una de ellas.
Algunos datos sobre ollas y elementos de cocina
El fuego incorporado unos 150.000 años a.C., fue dando vida a las distintas formas de cocinar los alimentos, la más primitiva: asando a la llama directa. Con el desarrollo mental y la adquisición de habilidades el hombre creó vasijas que le permitían acopiar y cocinar sus alimentos, fue así que se incorpora la cerámica y luego los metales, pero hay evidencias de tribus del norte de América que cocinaban sus alimentos en cestas, tejidas con tal precisión que no dejaban escapar el agua contenida en ellas, te preguntaras como se las ingeniaron para cocinar en ellas sin que se quemaran al ponerlas al fuego, muy simple, calentaban piedras al rojo vivo y las metían dentro del guiso o sopa, cuando se enfriaban las volvían a cambiar por otras, y así hasta concluir con la cocción.
Los hornos primitivos fueron cavados en la roca o en la tierra, y anteriores a ellos fueron las propias piedras calentadas al fuego las utilizadas para dar cocción a los alimentos.
Bueno, hoy contamos con infinita variedad de utensilios de cocina, no hace muchos años atrás, por el 1800, leí en un libro de Juana Manuela Gorriti (La cocina ecléctica) que las damas se las ingeniaban para batir con un manojo de pajas, de las mismas con que estaban confeccionadas las escobas, una técnica muy divertida habla de colocar la leche en un tarro bien tapado y cabalgar varias leguas al galope obteniendo así un buen batido, lo que me llama la atención de esas recetas es el uso del huevo en tan grades cantidades o esa gente no sufría de colesterol o se morían muy pronto y felices.
En la actualidad contamos con utensilios de cocina ya listos para ser usados en su gran mayoría, solo hay que lavarlos bien y cuidarlos para conservarlos por largo tiempo, en el caso de los recipientes de cerámica hay que tener mucho cuidado de que estén o no indicados para su uso en cocina, ya que el esmalte de los mismos, sobre todo el de su cara interior no debe contener plomo, un elemento muy toxico para nuestro organismo, muchos de los esmaltes de uso en cerámica para decoración contienen este elemento y si utilizamos el recipiente exponiéndolo al calor se desprenderán los componentes químicos de ese metal y lo más probable es que nos intoxiquemos.
Con los elementos de hierro, chapa o fundición, el cuidado debe ponerse en lavarlos muy bien antes de ser utilizados para eliminar cualquier elemento que pudiese resultar toxico, producto de la fundición o soldado de los mismos. Para las sartenes o pailas, fuentes de horno y piceras se aconseja aceitarlas y quemarlas luego dentro del horno hasta que adquieran ese color negro que las caracteriza, cada vez que se las utilice para cocinar deberán ser lavadas pero jamás con una esponja de alambre u otro elemento que las raye, ya que correremos el riesgo de que los alimentos luego se peguen en sus paredes, el mismo cuidado se debe realizar con el wok que antes de utilizarlo se quemará con aceite directamente a la llama viva.
Con recipientes de barro se aconseja impermeabilizarlos para lo cual se curaran con leche y ajo, frotando las paredes interiores con ajo y llenándolos de leche que se dejará durante toda una noche, a la mañana siguiente se lavan muy bien y ya se pueden utilizar.
De todas formas no importa cual fuese el elemento a utilizar siempre deberá estar bien limpio y sin elementos que contaminen a nuestra comida. La higiene dentro de la cocina es fundamental, manos limpias, ropa limpia, elementos limpios, y jamás mezclar comidas crudas con comidas ya elaboradas, tampoco utilizar la misma tabla y cuchillo sin lavar previamente para picar verduras y cortar carnes, lavarse las manos entre una operación y otra y mantener todo en su lugar y ordenado, no dejar superficies mojadas o restos de comida, eso atrae enormemente a las cucarachas, y si ya han invadido la cocina lo mejor es vaciar todo, desinfectar adecuadamente, repetir la operación a la semana y prestar mucha atención a las indicaciones del insecticida a utilizar, ya que las cucarachas pueden resultar comestibles, pero el problema radica en que arrastran con sus patas microbios de la basura hasta nuestros alimentos.

Bueno, espero seguir encontrándote en este sitio para seguir nuestra comunicación, si tienes alguna duda consultáme en:
Norberto Petryk



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, me interesa.